Dylan Brennan: Aprendizaje continuo más allá del salón de clase

Dylan Brennan

Profesor de Bachillerato

Con frecuencia, las personas asocian la frase “aprendizaje continuo” con empeños formales de posgrado como las maestrías y los estudios de doctorado. Si bien la educación de posgrado es verdaderamente importante y puede abrir muchas puertas que de otra forma serían difíciles de traspasar, debemos recordar que tener un documento o usar un simpático sombrero de graduación no significa serlo todo o haber terminado todo en nuestra experiencia de aprendizaje.

Entonces, ¿por qué tenemos que estar interesados precisamente en el concepto de aprendizaje continuo?  Bueno, primeramente y tal vez lo más importante, es porque el mundo que nos rodea está cambiando constantemente, y esto nos coloca frente a una amplia gama de problemas y oportunidades. De acuerdo con la División de Aprendizaje Continuo de Rutgers, “el aprendizaje continuo es una de las formas más efectivas de lidiar con el cambio, y el cambio es constante: cambio en nuestra vida personal, cambio en nuestra vida laboral, cambio en nuestra comunidad, en la administración, en las asociaciones y las organizaciones.” Recuerdo, por ejemplo, que cuando yo estaba en secundaria, por primera vez escuché hablar de internet. Muy pronto tuve que aprender qué era aquello y cómo podría serme útil en la vida. No hubo ningún examen para este aprendizaje ni tampoco una calificación. Sin embargo, fue esencial. ¿Te imaginas no saber cómo usar internet en estos días y en esta época? Lamentablemente, para algunos esta es una realidad debido a factores educativos o económicos.

Peter Drucker, un escritor de mucha influencia en el arte de la administración, ha escrito: “Actualmente, aceptamos el hecho de que aprender es un proceso continuo para mantenerse actualizado ante los cambios”. Pero el trabajo que más presiona es el de enseñar a la gente cómo aprender”. Por esta razón, sin importar si estudias Matemáticas o Literatura, Arte o Ciencia, constantemente estás usando las herramientas del análisis y la lógica. Y al usarlas de manera cotidiana, no solo estás memorizando información que puede ser importante para pasar un examen, sino también estás desarrollando tu habilidad para razonar, para seleccionar por ti mismo lo que es importante y lo que puede ayudarte en la vida fuera del colegio, más allá del ámbito de la educación formal.

Aprendizaje continuo más allá del salón de clase

Jacques Delors, expresidente de la Comisión Europea, habla de los cuatro “pilares” de la educación para el futuro y los define de la manera siguiente: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir unidos y aprender a ser.  En conjunto, podemos decir que estos cuatro pilares son “aprender a aprender”.  Por eso, no temas preguntarle a tu profesor por qué estás aprendiendo lo que estás aprendiendo. Hay un inmenso y fascinante mundo ahí afuera para cada uno de ustedes; abrázalo. Nunca vas a aprenderlo todo, pero en el intento de hacerlo, vas a tener no sólo reconocimiento, sino también disfrute. Recuerda este antiguo trocito de sabiduría: “Dale a un hombre un pescado, y comerá un día; enséñalo a pescar, y comerá siempre”.

Fuentes:

http://continuingstudies.mtgers.edu/vp/news/why-lifelong-leaming

http://www.skillsyouneed.com/leam/lifelong-leaming.html

http://www.llcq.org.au/01_cms/details.asp?ID=12