Identidad que perdura

Alejandra Loperena y Carlos A. Ramírez

Traductora y Diseñador Pedagógico

La capacidad de adaptarse se ha vuelto una habilidad esencial frente a esta pandemia global. Sin embargo, a pesar de los múltiples cambios que ha sufrido nuestra rutina y el giro drástico que hemos visto en la forma en que vivimos nuestras vidas, siempre hay cosas que perduran. El entusiasmo por aprender y descubrir es un atributo del ser humano que continúa creciendo bajo cualquier circunstancia.

Nos encanta aprender y enseñar, es lo que nos mueve. Todo es diferente, sí, y hemos aceptado los cambios y las innovaciones, sí, pero no hemos perdido de vista aquello que más valoramos. Incluso al renovar la forma como nos planteamos el proceso de enseñanza y aprendizaje, nuestras interacciones diarias indican que no olvidaremos quienes somos. Nuestra identidad se mantiene firme mientras continuamos con nuestro trayecto educativo.